Hotel

Hotel

En el hotel se abalanza sobre su cuerpo: se besan, se tocan, se desnudan y en lo que cabe en una hora desahogan sus deseos. Luego un cigarrillo a medio fumar se desplaza de un lado a otro en la habitación. Él recoge su ropa, se viste y se alista a salir. La voz desde el otro extremo del cuarto pregunta serenamente -¿Cómo sigue tú mujer, ya está mejor, no olvides darles mis saludos- Él que tiene un pie entre el cuarto y la calle responde –No te preocupes, lo haré. mándale también mis saludos a la tuya-.

Rafael Garrido

Microcuento ganador de concurso web “Microcuentos en ni-en-pintura” 2009

Anuncios